A raíz de la conmoción que se ha dado por causa de la diseminación del COVID-19 alrededor del mundo, se han vuelto peligrosamente comunes las campañas de desinformación que ha desencadenado brotes de pánico colectivo.

Por este motivo, las redes sociales se encuentren lanzando nuevas estrategias y funciones en sus plataformas para hacer frente a las campañas de desinformación que se  han ido esparciendo por la red.

Facebook lanzó recientemente dos nuevas funciones para sus dos servicios de mensajería instantánea más importantes: Facebook Messenger y WhatsApp, para evitar que más gente se informe a través de fuentes de dudosa procedencia.

La primera de estas funciones es de Messenger, y consiste en limitar el número de contactos a los cuales se les puede hacer llegar un mensaje de manera simultánea, siendo 5 el máximo de chats en los que se podrá compartir un mismo texto a partir de ahora.

Así se puede apreciar en el siguiente tweet, cortesía de Jane Manchun Wong, especialista en redes sociales:

Esta medida fue tomada para evitar que las personas que publican noticias falsas y las comparten tengan mucho más limitado su rango de alcance, dando así la oportunidad a los administradores de localizar las notas falsas y borrarlas.

Por su parte, WhatsApp, integrante del consorcio de Facebook, integró una nueva función que consiste en buscar de forma inmediata un fragmento de un texto o de un artículo para comprobar su veracidad.

whatsapp_fact_check

Este sistema es impulsado gracias a los motores de búsqueda de Google in-Stream que muy parecido a como opera un sistema de detección de plagios.

Pasa por una serie de filtros que, en vez de localizar copias e ideas similares, detecta tanto palabras y frases, como párrafos, lo que ayudará a los administradores a saber si es de una una fuente fiable o de algún medio falso.

Facebook es la red social más grande del mundo y esto, además de ser una gran ventaja y dominar el mercado, es una fuente de peligrosas campañas de desinformación, al punto de llegar a declaraciones tan falsas como dañinas.

El portal Social Media Today, en una nota relacionada con el tema, indicó:

“Es aterrador considerar los posibles impactos de la información falsa en medio de la pandemia de COVID-19. Algunos de los consejos falsos compartidos han incluido afirmaciones como ‘caminar afuera es suficiente para desinfectarlo’, ‘lavarse las manos es propaganda para las compañías de jabón’, o peor aún: ‘beber lejía e ingerir plata coloidal curará a los portadores del COVID-19’”.

Sin duda, se viven tiempos en los que es importante el cuidado de la salud, pero también es de vital importancia tener mucha precaución con la información que se comparte, sobre todo cuando las redes sociales se han vuelto el principal medio por el que los usuarios se mantienen informados.